Comercio y salud:  El equilibrio que los Estados deben mantener en beneficio de la sociedad

  • Amcham Guatemala presentó la conferencia “Salud y relaciones comerciales, efectos para el sector privado”.
  • Perspectiva internacional del comercio.
  • Implementación de medidas técnicas y que provean garantías e impulsen programas de desarrollo.

Actualmente, la comercialización de productos y prestación de servicios está condicionada por el cumplimiento de prescripciones que buscan proteger y promover la salud.

Tomando en cuenta que las relaciones entre estos sectores son cada vez más estrechas, AmCham Guatemala presentó la conferencia “Salud y relaciones comerciales: efectos para el sector privado”, que contó con la participación de panelistas como Luis Adolfo Fernández, ministro de la misión de Costa Rica ante la Organización Mundial del Comercio y Rodrigo Vielman, exviceministro de Relaciones Exteriores de Guatemala. Fue moderado por el economista Mariano Rayo.

Existen acuerdos internacionales que regulan el comercio y reconocen las políticas de los países, que ayudan a promover y proteger la salud, en cuanto a que las prescripciones que se adopten no sean recriminatorias o restrictivas para alcanzar los pactos según el objetivo que se persiga.  En este caso, todo acuerdo comercial relacionado, debe regirse y articularse velando por los beneficios sanitarios y económicos.

“Es importante una articulación y balance en las decisiones de los Estados en sus posiciones y políticas comerciales, así como de salud pública; debe existir un consenso y equilibrio entre ambos objetivos, pues los organismos internacionales en materia de salud y comercio están en igual jerarquía y los compromisos adquiridos también son de igual valor”, indicó Juan Pablo Carrasco, presidente de AmCham Guatemala.

Durante el conversatorio los expositores hablaron sobre como la protección y promoción de la salud puede resultar restricciones al comercio cuando se transforman en medidas excesivas que afectan al sector formal y qué mecanismos existen para encontrar el punto de equilibrio en la actividad regulatoria de los países para estas dos áreas.

Uno de los panelistas, Rodrigo Vielman, exviceministro de Relaciones Exteriores de Guatemala, comentó que “la responsabilidad del Estado debe ser la ponderación de los derechos de los ciudadanos y atender las responsabilidades en forma equitativa: salud y comercio, debiendo garantizar herramientas, cobertura a la salud y acceso a la libertad de comercio. Agrega: “La importancia de los compromisos comerciales globales deben evitar las barreras no arancelarias”.

Vielman dijo también que existen muchos ejemplos acerca del equilibrio en las decisiones acerca de las regulaciones del tabaco, que afectan posteriormente a otros sectores como el licor y los alimentos. Los precedentes en estos fallos de los Estados son importantes y por eso deben ser balanceados.

Por su parte Luis Adolfo Fernández, ministro de la misión de Costa Rica ante la Organización Mundial del Comercio, afirmó: “Las decisiones de los países deben buscar cumplir con los objetivos de salud siempre y cuando sean imparciales, para que cumplan efectivamente con los fines, que no sean discriminatorios y no generen obstáculos técnicos al comercio”.

El moderador del coloquio fue Mariano Rayo, economista guatemalteco, quien concluyó que “la salud es un bien público y los derechos individuales también son relevantes, por lo que siempre será importante darles seguimiento a las decisiones internacionales esperando que mantengan estos balances”.

Debe existir una articulación y balance en las decisiones, posiciones y políticas comerciales y de salud, así como un consenso entre todos estos objetivos. Los organismos internacionales están en igual jerarquía y los compromisos adquiridos se incluyen en ese valor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.