CABI presenta un nuevo estudio sobre los impactos económicos y sociales de la autopista Escuintla Puerto Quetzal – AEPQ

El estudio reveló que la inversión de US$125 millones generará recursos para municipios de la región y el país con aproximados Q3,000 millones de aporte fiscal, más de 20,000 empleos a futuro, seguridad y ahorro económico para los usuarios.

Con el objetivo de contar con datos precisos y actualizados, Central American Business Intelligence – CABI realizó el estudio “Impactos Económicos y Sociales de la Autopista Escuintla – Puerto Quetzal – (AEPQ)” el cual permitió evaluar, medir y establecer los impactos positivos que la construcción y operación de la Autopista Escuintla – Puerto Quetzal generará para las comunidades, municipios y el país.

La Autopista Escuintla-Puerto Quetzal, será una obra de ingeniería que además de beneficios a los usuarios como: pasarelas, paradas de buses, sistemas inteligentes, cámaras de seguridad, asistencia vial, también generará beneficios fiscales de Q3,000 millones aproximadamente acumulado durante los 25 años de operación, y más de 20 mil empleos directos e indirectos durante la vigencia del contrato, según el Estudio.

Los resultados presentados este miércoles, destacan que la reconstrucción, operación y mantenimiento de la Autopista durante los 25 años del contrato generará un dinamismo económico importante, con aumento de la productividad empresarial a través del comercio exterior ya que es una de las rutas principales para la importación y exportación de productos como azúcar, alcohol, carbón, hierro, cemento, combustible, automóviles, y carga en contenedores, entre otros. Además, para el turismo se estima que más de 455 mil turistas no residentes recorren la ruta en un lapso de 6 años.

Adicional la Autopista Escuintla-Puerto Quetzal permitirá a los usuarios ahorrar dinero, al contar con una carretera en óptimas condiciones y seguridad, el estudio revela que una carretera en mal estado genera para los usuarios un acumulado de Q400 millones anuales por concepto de reparaciones, neumáticos y desgaste, también los embotellamientos y en consecuencia mayor tiempo de tránsito tienen un gasto anual en combustible por Q1,417 millones y el costo de oportunidad por esa demora asciende a Q405 millones al año.

El estudio considera que por el mal estado de la carretera (previo a la intervención de la empresa adjudicada), el costo adicional por transitar el tramo 42 kilómetros desde Escuintla, hasta Puerto Quetzal por vehículo liviano asciende a Q24.01, tomando en cuenta que el precio del peaje será de Q15, éste representará un ahorro aproximado de Q9.00 para carga liviana; el costo es de Q61.65, cifra mayor al peaje que será de Q45; mientras que para el transporte pesado; hoy día, el costo estimado es de Q79.87 y el peaje será de Q75. A esto se suma que con carreteras en óptimo estado se reducen los riesgos de accidentes.

“El estudio de CABI nos explica que la huella económica durante los años de construcción de la Autopista será de Q6,000 millones anuales y superiores a los Q10,000 millones a partir de los primeros años de operación. Esto representaría hasta 1.5% del PIB anualmente durante los años de operación, lo que, sumado a los beneficios para los usuarios, será un importante motor económico  no solo para los municipios y departamentos de influencia sino que para toda la economía guatemalteca”, comentó Paulo de León, Director de Central American Business Intelligence – CABI.

Los beneficios de la Autopista también tendrán un impacto positivo directo en la región, ya que con la construcción de la obra se generarán 1,700 empleos; adicional, se explica que, debido al aumento en la productividad y comercio local, la generación de puestos de trabajo directos e indirectos alcanzaría los 20,000 al año 25 de operación.

Para el Gobierno central y los gobiernos locales, también será fuente de desarrollo ya que el aporte fiscal total será de aproximadamente Q3,000 millones durante los 25 años de operación; adicional el Canon se estiman Q2,000 millones en 25 años y el IVA relacionado al cobro de peaje y el pago de ISR. Los municipios en el área de influencia son: Escuintla, Masagua, Puerto de San José, Iztapa y Taxisco.

La Autopista Escuintla – Puerto Quetzal, consistirá de 42 kilómetros en cada sentido más 20 kilómetros complementarios, para un total de 104 kilómetros de carretera que recorrerá del kilómetro 60.9 al 102.1 entre Escuintla y Puerto Quetzal. Los guatemaltecos tendrán una obra de primer nivel con distribuidores viales, pasarelas, paradas de buses, cámaras de seguridad en ubicaciones estratégicas, sistemas inteligentes y señalización vertical y horizontal.

El contrato fue adjudicado por la Agencia Nacional de Alianzas para el Desarrollo de Infraestructura Económica -ANADIE- bajo el modelo conocido internacionalmente como Alianzas Público Privadas (APP).

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

YouTube
Instagram
Follow by Email